jueves, 23 de agosto de 2012

Mensajes subliminales


A todos nos han llegado mensajes de texto extraños al celular, desde los equivocados más equivocados en la vida hasta los que eran para nosotros, pero parecían escritos por alguien drogado con quién sabe qué cosa. Mis amigos dicen que los mensajes que llegan a mi celular son clase aparte por lo extraños y por las personas que los envían, la mayoría de amigos estudiantes de filosofía. No es por nada, no tengo nada contra los de filosofía, pero están fritísimos. Por esto, he decidido organizar una especie de Top 6 con los mensajes de texto más raros que me han enviado al celular, sin mencionar a los remitentes por supuesto, si llegan a leer este post nos entenderemos después; y si lo están leyendo, disculpas de antemano por no haberles dicho antes lo ridículos que me parecieron sus mensajes.

6. Este no recuerdo muy bien qué decía, pero sí recuerdo que era tan largo que llegó dividido en dos partes y en todo el mensaje había... ¡cinco adverbios! ¿Cómo usas cinco adverbios en 260 caracteres? Felizmente, agradablemente, tardíamente, mente, mente, mente... Eso es de locos, definitivamente.

5. Este tampoco recuerdo exactamente qué decía, pero fue enviado a las 2 de la madrugada para decirme que había descubierto un truco en un juego de Facebook y que al fin había podido pasar de nivel. Si lo hubiera tenido enfrente lo hubiera hecho pasar del nivel del mar del coñazo por haberme despertado, pero en cambio le envié un texto todo poético mandándolo a comer... 

4. “Feliz día de san Cirilo y san Metodio”. Este mensaje en realidad fue enviado por mí un 14 de febrero a un amigo que admira mucho a estos santos, sobre todo a san Cirilo por el alfabeto cirílico, y casualmente el 14 de febrero es día de ellos además del popular san Valentín. Lo raro es que el pana me envió exactamente el mismo mensaje UN AÑO DESPUÉS, luego de una discusión que nos tuvo varios meses sin hablar, hasta ese día, claro, pues la curiosidad me mató. Tremendo loco.

3. “Lo siento, me encuentro materialmente excluido”. Me costó entenderlo a la primera, pero luego entendí que me quería decir que estaba pelando y que no podía ir a beber con el grupo. De nuevo tenemos un adverbio innecesario, como la frase en su totalidad.

2. “Saludos afectivos y combativos buena mujer, espero que te encuentres bien”. Dude, ¿en serio? Este mensaje lo recibí hace dos días de un pana súper izquierdista y revolucionario mesmo, y aún no paro de reírme. Recuerdo que cuando lo recibí me vi obligada a compartirlo –igual que todos los mensajes raros que me llegan- y los amigos que estaban conmigo en ese momento me dijeron “chama, ese va para el top de los mensajes más raros que te han enviado”, pero sin embargo no es el más raro, aún falta el ganador, el perturbador, el inolvidable...

1. “Con la lanza enhiesta”. Ese ha sido definitivamente el mensaje de texto más traumático y menos sexy que me han enviado, aunque la intención claramente haya sido esa. Lo peor es que me lo enviaron en medio de una fiesta y ya había bebido algo, así que lo compartí a vox populi y fue como reactivar la rumba con carcajadas a niveles hasta ese momento desconocidos para mí. Aún hoy mis amigos me preguntan “¿y cómo está la lanza? ¿Sigue enhiesta?”. La verdad es que espero no saberlo nunca, aunque las malas lenguas dicen que esa supuesta lanza no llega ni a dardo, y me alegro de poder vivir con esa duda.

Espero que hayan disfrutado este ranking y que hayan aprendido algo nuevo para molestar a sus amigos si algún día les place. Si tienen algún amigo de filosofía o carreras afines que presente alguna de las características anteriormente descritas, por favor, no dude en darle un cariaco y hacerlo entrar en razón, y si es amigo en común conmigo, no olvide persuadirlo de buscar otra víctima para sus arranques comunicacionales de medianoche. Porque si me enviaran esos mensajes en horas de oficina, seguramente otro gallo cantaría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario