viernes, 3 de agosto de 2012

Dime a qué hueles...


Por alguna razón hemos demonizado los prejuicios, cuando en realidad son una cosa tan natural e interesante como el odio o cualquier otro sentimiento u opinión denominado “antivalor” por nuestra sabia e incólume sociedad. Los prejuicios no son otra cosa que el resultado de la experiencia, y como a todo lo negativo, nuestra linda sociedad le otorga una “forma positiva” que cuaje con su doble moral, en este caso estereotipos. Lamentablemente para los morenitos/negritos, no recuerdo que me haya atracado un catirito, así que el estereotipo de malandro es un morenito delgado malaspecto, y cuando vemos uno con esas características, los prejuicios saltan. -No seas racista chica. -Cállate imbécil, te estás cambiando de acera. Yo tengo mis prejuicios, muy compulsivos a veces, pero como no van acorde a los de la sociedad, entonces soy una loca con una fobia muy rara o una negra racista, ¡habráse visto! –Mira y tú eres negra y eres racista, eso no tiene sentido. –Ah, ¿entonces solo los blancos pueden ser racistas? –Veeeerga ¡quién le gana al Magallanes! Tú si eres arrecha, siempre yéndote por la tangente.

Soy rutilofóbica. La rutilofobia es el miedo, rechazo o desconfianza hacia los pelirrojos. Sí, a los pelirrojos, esos carajitos cuchis que nos meten en las películas como una cosa interesantísima y a la vez nos los meten en otras como adolescentes o adultos psicópatas y bien peligrosos. Solo he conocido un pelirrojo, estudió un año en el liceo, no hablaba con nadie, vive a una cuadra de mi casa y nunca lo veo, es muy raro. Cada vez que pasa una patrulla por acá, creo que vienen a llevárselo porque serruchó a su padre. Bueno, el caso es que por la calle solo se ven niños o adolescentes pelirrojos, nunca adultos de 30 y pico, mucho menos de 40 y pico. Mi hipótesis es que todos están presos, y me apoyo en que el único señor pelirrojo como de 50 y pico que he visto tenía una pinta de expresidiario que daba miedo solo de mirarlo. Eso sí, mi temor es solo hacia los hombres pelirrojos, no hacia las pelirrojas, de esas solo tengo que decir que son unas perras que saben que están buenas y son deseadas por todos, y por eso se portan como perras. No he conocido a una pelirroja pana, pero bueno, normal, todo es culpa de Hollywood –dice la misma sociedad que se mata por ir al cine a ver películas gringas, porque las nacionales son puro “plopló” y son tristes. ¡Tan cuchis Alien y Depredador! Cine familiar sin duda.

A todas estas, ese no era el punto. El punto es que entre mis compulsiones prejuiciosas está la de los olores. Es como una fórmula matemática, o al menos a mí me funciona así. Les explico el procedimiento: cuando alguien se acerca caminando en sentido contrario al mío, lo evalúo: si se ve limpio así esté sudado, es decir, que se vea que se bañó y su ropa está limpia pero el calor de esta bella ciudad lo está desgraciando, su olor me da curiosidad. Si se ve cochino, no me interesa a qué huele, y aguanto la respiración hasta 3 metros después de pasarlo. Lo de la fórmula matemática me funciona más o menos así:

-Joven encorbatado + colonia decente: Trabajador de empresa de seguros.

-Joven encorbatado + colonia de Ebel: Cajero de banco.

-Joven encorbatado + colonia de Avon: Atiende un toldo de compra de vehículos/motos a consignación en una acera de 5 de Julio.

-Joven encorbatado + colonia de bebé: Chamo, tu mamá no cuenta entre “experiencias con mujeres”.*

La marca la sé por el olor, cada marca tiene una firma aromática, las de marca reconocida se distinguen, las de Ebel son como pachulí-amaderado y las de Avon son horribles e invasivas -sí, llevo mucho tiempo en esto-. Esas cuatro fórmulas matemáticas son las que me resultan más divertidas, son más fáciles de detectar en la calle. Campo de estudio más adecuado: carrito de Bella Vista, 4-5pm. Espero que no las usen, no se pasen de locos, no sean como yo.

Solo les digo, tripéense sus prejuicios, no los usen para dañar, ahí está el error de cualquier conducta/opinión. Recuerden niños, dañar es chimbo, diviertan y diviértanse.

*Aún no entiendo por qué hay hombres que deciden usar colonia de bebé, señores, eso no es cuchi ni tierno, aumenta sus posibilidades de actividad sexual tanto como unos crocs o una boa de plumas escarchadas, aunque la boa quizás le funcione a algunos travestis.

2 comentarios:

  1. He notado en algunas series y películas (adivina de dónde) las pelirrojas están casadas con negros o viceversa. Sería interesante hacer un inventario.

    ResponderEliminar
  2. los prejuicios salvan a uno de muchas, el rollo no es el prejuicio, pa mi, al menos, sino que los prejuicios están basados en experiencias...de otras personas. funcionan más o menos como la gente que "repite como un loro" lo que dicen los demás y ni averiguan si es verdad o no, pero a lo que iba: usar los prejuicios y los estereotipos para algo. damos consejos que no tomamos, es que me dijiste el otro día?

    pd. te compadezco por poder distinguir un perfume ebel de uno avon. no un perfume de otro sino una marca de otra. no sé cómo llegaste ahí pero por favor no me lo cuentes.
    xoxoxo

    ResponderEliminar