lunes, 20 de agosto de 2012

Le arruiné la vida


Ahorita estaba escuchando a La Lupe, también conocida como La Yi-yi-yi, para los no entendidos es una cantante cubana que se hizo muy famosa en Nueva York, cantaba salsa, boleros, son y otros ritmos caribeños. Era muy amiga de Tito Puente, con quien tiene varios discos. Este material es muy difícil de conseguir en internet, pero he tenido suerte. La Lupe tenía una voz muy potente, algo ronca, y sus canciones por lo general son sobre el desamor. Justo estaba oyendo la canción que abre el disco The best of La Lupe, llamada La Tirana, y me hizo recordar algo que prometí contarles hace unas entradas.

Tan bellos mis amigos,
hasta un meme me hicieron.
Mis amigos dicen que le arruiné la vida a un ex, la verdad yo no lo había visto de ese modo, de todas formas contaré un poco de esa historia y al final ustedes me dirán si se la arruiné o no. Durante un tiempo, hace como tres años, se volvió una conversación recurrente entre mis amigas lo tontos que podían ser los estudiantes de Administración de la URBE (Universidad Rafael Belloso Chacín), una de las universidades privadas más populares del estado. Yo me imaginaba que sí, pues hasta el momento no había conocido a alguna persona seria que estudiara esa carrera en esa universidad. Les explico: la URBE es como un kinder, con reglas de vestimenta absurdas e incluso con un timbre que señala los recesos, se supone que es muy segura y los padres por lo general inscriben allí a sus hijos para que no tengan que ir a morirse en LUZ, mi alma mater. Algunos de estos jóvenes no saben qué estudiar y la verdad no les importa mucho, pero han oído tanto que sin un título no son nadie, que deciden estudiar algo, y no sé en qué momento Administración de Empresas se volvió el comodín para los que no saben qué estudiar, y esto lo digo porque ellos mismos me lo han dicho, sin importar la institución de donde vengan. Piensen, ¿alguna vez han conocido a un estudiante o Administrador que les diga que siempre quiso estudiar eso, que su carrera lo apasiona? Por lo general dicen “todo en esta vida es dinero, mi trabajo es con dinero, así que siempre tendré trabajo”. Por favor, si algún administrador lee esto y puede refutarme hágalo, quiero pensar que tiene que haber alguien que no caiga en ese cliché.

Pero bueno, la historia es la siguiente: de tanto escuchar que los estudiantes de Administración de la URBE son tontos, quise hacer un experimento. Luego de uno o dos meses de búsqueda, logré conocer por internet a uno de ellos, pero no era muy común ya que hacía karate, practicaba el mahikari con muchísimo fervor –lo que siempre me ha parecido una locura- por lo que era un poquito budista y podía pasar mucho tiempo hablando con él hablando de libros, aunque no tuviéramos los mismos gustos, pues a él le gustaba más la ciencia ficción que la literatura que a mí me gustaba. Lo más genial era que le encantaba la ópera, imagínense todo lo que podíamos hablar de eso. Había logrado mi cometido, conocer a un estudiante de Administración de la URBE que al menos tonto no me había parecido, era considerablemente atractivo y un poco sifrinito, luego el reto ascendió, debía salir con él. Esto no fue muy difícil, lo que también quebró otro mito: una loca como yo sí se puede levantar a un sifrinito de la URBE, y eso es lo más raro que he hecho hasta ahora.

Salimos por un tiempo pero nunca me terminó de convencer, me parecía que allí había gato encerrado, todo era como demasiado chévere. Las cosas se empezaron a poner aburridas y los temas de conversación se fueron agotando, hasta que un día se lo comenté y me dijo que en realidad había fingido muchas cosas para llamar mi atención, como su gusto por algunas cosas y su supuesta avidez lectora. En realidad lo que me dio fue risa y llegamos a una discusión que terminó con una sarta de insultos infantiles que él me dijo a mí y que por respeto a ustedes y a su sentido común no voy a reproducir acá. Lo cierto es que me tranquilizó saber que no había conocido a ningún prodigio de Administración de URBE y que podía seguir perdiendo mi esperanza en el mundo tranquilamente.

¿Por qué dicen que le arruiné la vida? Porque un día me dijo que estaba aburrido de su carrera y que aún le faltaban dos o tres años, que sentía que ya había aprendido lo suficiente. Le sugerí que se cambiara al Cunibe, donde podría equivaler sus estudios, graduarse rápido como TSU y conseguir trabajo de una vez, que era lo que él quería. Tiempo después de terminar con él, mi hermana lo veía saliendo con regularidad del Cunibe, es decir, me hizo caso. Mis amigos dicen que le arruiné la vida porque lo hice cambiarse de una licenciatura a un TSU, que le arruiné su futuro. Yo digo que no es mi culpa que él sea tan tonto, ¿quién haría algo así si no es una persona muy tonta? Si además de tratar de engañar a un estudiante de Letras, también le haces caso, no eres muy astuto que digamos, querido amigo. Yo digo que no lo arruiné nada, pero igual me parece una historia divertida, algo cruel, pero divertida. Al fin y al cabo no todo terminó mal, pues una amiga de mi mamá lo vio trabajando como cajero en un banco al poco tiempo. Todos conseguimos lo que quisimos: él, un trabajo; yo, comprobar que me puedo levantar a un sifrino buenmozo y tonto sin tener que usar uñas postizas ni tacones ni cabello alisado ni ropa a la moda. Otra feliz historia de amor en Maracaibo.

2 comentarios:

  1. Eres mi heroína (o héroa, como prefieras)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vertale, qué mal, jajajajaja. Pero gracias, me alegra inspirar a las personas, aunque hubiera querido que fuera por otra razón... Bah, a quién engaño, en realidad me encanta esa razón. Gracias por las flores, camarada.

      Eliminar